febrero 1, 2021

Aung San Suu Kyi: la nobel de la Paz y heroína caída en desgracia que ahora enfrenta un golpe de Estado

Tomado BBC

Este lunes, militares en Myanmar realizaron un golpe de Estado y pusieron bajo arresto al presidente Win Myint, y a la premio nobel de paz y líder de facto del país, Aung San Suu Kyi.

De esta manera da otra vuelta de tuerca la vida que quien alguna vez fuera considerada un faro en la lucha por los derechos humanos en todo el mundo, la activista que eligió perder su libertad para enfrentar a los militares que gobernaban con mano dura a su país, pero que en los últimos años ha caído en desgracia ante la comunidad internacional.

En 1991, “La dama”, como se la apodó, recibió el premio Nobel de la Paz y el comité que le dio el galardón señaló que ella era “un ejemplo extraordinario del poder de los que no tienen poder“.

Pero desde que se convirtió en la líder de facto de su país, en 2016 y tras la apertura democrática del mismo, Suu Kyi se ha visto condenada por los mismos líderes internacionales y activistas que alguna vez le dieron su apoyo, indignados por su silencio ante el éxodo de cientos de miles de musulmanes rohingya de Myanmar hacia el país vecino, Bangladesh, debido a una persecución militar

Los mismo activistas que alguna vez la ensalzaron la acusan ahora de no hacer nada para detener las violaciones, los asesinatos y el posible genocidio contra esa minoría.

La comunidad internacional la señala por no condenar a los militares que perpetran estas acciones y dice que conoce las atrocidades que se están cometiendo pero se niega a denunciarlas en voz alta.

Las pocas personas que la respaldan en el ámbito internacional señalan que ella es una política pragmática que está tratando de gobernar un país multiétnico con una compleja historia y una mayoría budista que tiene poca simpatía por los rohingya.

Y añaden que los militares aún tienen gran parte del poder político y no han soltado el control de las fuerzas de seguridad, hech que fue confimado con el golpe de Estado de este lunes.

Los críticos de Aung San Suu Kyi señalan que la otrora líder de los derechos humanos ha perdido su prestigio moral, así como la reputación de ser alguien dispuesto a luchar por esas causas pese al costo personal que tuviera que pagar.

El camino del poder

Suu Kyi, de 75 años, pasó detenida la mayor parte de las dos décadas que van entre 1989 y 2010, debido a sus esfuerzos por llevar la democracia a un país gobernado por militares, lo que la convirtió en un símbolo internacional de resistencia pacífica frente a la opresión.

En noviembre de 2015, lideró la Liga Nacional de la Democracia (NLD, por sus siglas en inglés), que logró la victoria en las primeras elecciones libres en Myanmar en 25 años.

Esa victoria llegó cinco años después de que hubiera sido liberada.

Aunque la constitución de Myanmar le prohíbe convertirse en presidenta porque tiene hijos que nacieron en el extranjero, Suu Kyi es vista como la líder de facto del país.

Su título oficial es Consejera Estatal. El presidente, Win Myint, es un ayudante cercano.

Estirpe política

Suu Kyi es la hija del héroe de la independencia del país, el general Aung San.

Él fue asesinado en julio de 1947, durante el período de transición y justo seis meses antes de lograda la independencia, cuando Suu Kyi tenía solo 2 años.

En 1960, viajó a la India con su madre, Daw Khin Kyi, quien había sido nombrada embajadora de su país en Delhi.

Cuatro años más tarde viajó a Reino Unido para comenzar sus estudios en la Universidad de Oxford: filosofía, política y economía. Allí conoció a su esposo, el académico Michael Aris.

Se instaló en Reino Unido donde tuvo dos hijos, Alexander y Kim.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *