agosto 15, 2021

Afganistán: el presidente abandona el país mientras el Talibán espera hacerse con el control de Kabul

El avance imparable de los talibanes durante el fin de semana ha llevado al grupo insurgente a las puertas de Kabul, la capital afgana, donde “no planea entrar a la fuerza”, según un comunicado hecho por el Talibán.

Tras tomar el control de casi la totalidad del país, los talibanes han ordenado a sus combatientes que se abstengan de protagonizar incidente violentos y permitan el paso seguro a cualquiera que quiera irse mientras negocian con el actual gobierno una transición de poder.

En este marco, varias informaciones que citan a funcionarios afganos, afirman que el presidente Ashraf Ghani ha abandonado el país, junto con el vicepresidente Amrullah Saleh, sin que se conozca aún hacia dónde se dirigen ahora.

Ghani se ha visto sometido a una presión cada vez mayor para que presentara su dimisión después de que las principales ciudades de Afganistán hayan caído en manos de los militantes talibanes en menos de 10 días.

Un portavoz de los talibanes le dijo a Yalda Hakim de la BBC que en la captura de Kabul “no habrá venganza” contra el pueblo afgano.

“Le aseguramos a la gente en Afganistán, particularmente en la ciudad de Kabul, que sus propiedades y sus vidas están a salvo, no habrá venganza contra nadie“, dijo Suhail Shaheen a la BBC.

“Somos los servidores del pueblo y de este país”.”Nuestro líderes han dado instrucciones a nuestras fuerzas para que permanezcan a las puerta de Kabul, sin entrar en la ciudad. Estamos esperando una transferencia pacífica del poder”, añadió.

Avance sin resistencia

Todos los informes apuntan a que los militantes encontraron poca resistencia en su avance hacia la capital en el que fue clave la caída de la ciudad oriental de Jalalabad y ahora esperan a las puertas de Kabul.

La ofensiva talibán se produce en medio de la retirada de las tropas estadounidenses y extranjeras después de 20 años de operaciones militares que no esperaban el rápido colapso de las fuerzas gubernamentales.

Los talibanes fueron derrocados del poder en 2001, tras una incursión militar liderada por Estados Unidos, pero poco a poco el grupo islamista ha ido retomando fuerza a lo largo y ancho de Afganistán.

La ONU pidió a los países vecinos de Afganistán que mantengan sus fronteras abiertas a medida que aumenta el número de civiles que se desplazan en el territorio.

Los talibanes controlan ahora todas las carreteras que llevan a Pakistán, el país vecino que ya alberga a más de tres millones de refugiados afganos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *