abril 19, 2021

Albergue Patio Rochet en Curundú está listo para ocupación de 30 familias vulnerables

Cuadrillas del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) terminaron los trabajos de reconstrucción del albergue Patio Rochet, ubicado en el corregimiento de Curundú, distrito de Panamá, por lo que está listo para la ocupación de 30 familias vulnerables.

Las tareas de remozamiento y construcción de las nuevas instalaciones estuvieron a cargo del personal de la Dirección de Mejoramiento Habitacional y moradores del mismo corregimiento que serán beneficiados, quienes participaron como mano de obra general.

El jefe de la cartera de Vivienda, Rogelio Paredes, dijo que las obras contemplaron una nueva conexión eléctrica en los espacios habitacionales y áreas comunes, instalación del techado de zinc, levantamiento completo de la edificación con los 30 cuartos y pintura.

Agregó que cada espacio habitacional, incluye su respectiva puerta, ventana corredizas y tomacorriente para el uso de cada familia.

Paredes explicó que la construcción del nuevo edificio se hizo con el sistema constructivo PCH, de paredes estructurales autoportantes repelladas y de cerramiento con aislante integrado.

Igualmente, el ministro recordó que todo el sitio ha sido remozado integralmente, debido que el Miviot ha reparado y construido unidades sanitarias como duchas, inodoros, lavamanos, fregadores y tinas de lavar, para lograr la salubridad de las áreas.

Las familias, que estaban hospedadas con subsidios de alquiler, serán mudadas en los cuartos por un equipo de la Dirección de Desarrollo Social, que busca crear una Junta Vecinal para garantizar el orden y mantenimiento de las áreas comunes del hospedaje estatal, donde intervengan las familias de forma organizada para la limpieza y la vigilancia.

La historia de las familias de Patio Rochet data de hace 26 años cuando inicialmente habitaban una barraca en el corregimiento de Santa Ana y fueron afectadas por un incendio, por lo que fueron trasladadas al sitio actual con carácter temporal y donde desafortunadamente también hubo un fuego años atrás.

En febrero de 2020, el ministro Paredes, siendo viceministro de Vivienda, recorrió la barraca que estaba inhabitable y prometió brindar una mejor condición de vida a los residentes, quienes vivían entre madera podrida, aguas residuales y conexiones eléctricas inseguras.

En octubre de ese año, un equipo del Miviot, con maquinaria pesada, demolió el viejo caserón de madera, para retirar los escombros y dar inicio a las tareas de reconstrucción de esa estructura habitacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *