junio 16, 2021

Captan a 26 familias de extrema pobreza en Changuinola y Chiriquí Grande

Veintiséis familias que viven en extrema pobreza, en hacinamiento y tienen miembros con enfermedades crónicas en los distritos de Changuinola y Chiriquí Grande fueron censadas por la regional del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) de la provincia de Bocas del Toro, para brindarles respuestas habitacionales.

En el corregimiento de Las Delicias, en Changuinola, se levantaron 20 informes sociales a familias de extrema pobreza que habitan en hacinamiento, con el objetivo de darles respuestas a sus solicitudes de lotes donde puedan construir sus viviendas.

Entre los encuestados está Ovelio Baker, de 39 años, reside con su cónyuge Ofelina López, de 33 años, sus tres hijos que oscilan en las edades de 9 a 14 años, donde el adolescente Cristian Baker, de 14 años, mantiene un diagnóstico clínico de osteomielitis aguda (pérdida de visión en la vista izquierda) y actualmente no recibe tratamiento médico por la pandemia.

Ellos viven agregados con sus suegros en la comunidad de Las Delicias Abajo en una casa estilo tambo de madera y techo de zinc, donde es notorio el hacinamiento familiar, por lo que realizan la solicitud de un terreno para levantar su propio hogar.

Por otro lado, se evaluaron a seis familias del distrito de Chiriquí Grande que residen en extrema pobreza y donde también se encontraron personas con enfermedades crónicas y degenerativas, a quienes se les tramitará la construcción de una vivienda nueva.

Abdías Patiño, de 22 años, unos de los evaluados, vive agregado con su hijo de tres años, en casa de un pariente. Este joven padre presenta un diagnóstico clínico de insuficiencia renal crónica, que lo mantiene dos veces a la semana con tratamiento de hemodiálisis.

La familia monoparental se sustenta con la venta de empanadas y tortillas de maíz y debido al poco ingreso que consigue solicita se le construya una residencia para mejorar su calidad de vida.

Igualmente se evaluó a Jacinto Vega, de 68 años, quien reside junto a su esposa Victoria Vega, de 53 años y 16 personas más entre los que están sus hijos, nietos, bisnietos, un yerno  y una nuera.

Esta familia numerosa habita de manera agregada en una casa de bloque deteriorada e improvisada sin las mejores condiciones.

La encargada del departamento de Coordinación Nacional de Proyectos y Asuntos Comunitarios, Graciela Ábrego, enfatizó el gran interés de la viceministra de Vivienda, Daniela Martínez López, para que se atienda a las familias para brindarles respuestas de un lote y la construcción de viviendas a través del programa Plan Progreso que impulsa el Gobierno Nacional en todo el territorio panameño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *