julio 23, 2024

Comunidades gunas de Gardi Sugdub abandonan su isla ancestral

En un acontecimiento histórico y emotivo, cerca de 300 familias Guna dejan atrás sus hogares en la isla Gardi Sugdub, ubicada en el archipiélago comarcano de Guna Yala, para establecerse en tierra firme en Panamá. Esta decisión, tomada de forma voluntaria pero迫使da por la crisis climática, marca el final de una era para esta comunidad que ha vivido en la isla durante generaciones.

Durante años, los Gunas de Gardi Sugdub han luchado contra los efectos del aumento del nivel del mar, lo que ha provocado erosión costera, inundaciones frecuentes y una amenaza constante a su forma de vida. A pesar de sus esfuerzos por preservar su isla, la realidad se ha vuelto insostenible, obligándolos a buscar un nuevo hogar.

El éxodo de Gardi Sugdub no solo representa la pérdida de un territorio ancestral, sino también un cambio profundo en la identidad cultural de estas familias. La isla ha sido el centro de su vida, donde han desarrollado sus tradiciones, su cosmovisión y su conexión con el mar.

Sin embargo, a pesar de la tristeza y la incertidumbre, la comunidad Guna también alberga la esperanza de un futuro mejor en tierra firme. Ven esta reubicación como una oportunidad para preservar su cultura y tradiciones, a la vez que acceden a mejores servicios básicos, educación y oportunidades de desarrollo.

El gobierno de Panamá ha brindado apoyo a las familias Guna durante el proceso de reubicación, proporcionándoles viviendas temporales y asistencia para la construcción de nuevos hogares en tierra firme. Sin embargo, la comunidad aún enfrenta desafíos, como la adaptación a un nuevo entorno, la falta de infraestructura adecuada y la lucha por mantener su autonomía cultural.

La historia de Gardi Sugdub sirve como un poderoso recordatorio de los impactos devastadores del cambio climático en las comunidades costeras alrededor del mundo. Es una llamada urgente a la acción para tomar medidas para mitigar el calentamiento global y proteger a las poblaciones más vulnerables.

La comunidad Guna se despide de su isla con una mezcla de tristeza y esperanza, mientras se embarca en un nuevo capítulo incierto en tierra firme. Su legado de resiliencia y conexión con la naturaleza servirá sin duda como una fuente de inspiración para las generaciones venideras.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *