julio 22, 2024

EEUU ofrece apoyo a Panamá

Las autoridades panameñas informaron el cierre de tres pasos fronterizos no autorizados en la región del Darién, una zona selvática que limita con Colombia, como medida para «canalizar» el flujo migratorio y reforzar el control en esta peligrosa ruta utilizada por miles de personas en su camino hacia Norteamérica.

La decisión, tomada el miércoles 3 de julio, se produce en medio de un aumento sin precedentes en el número de migrantes que cruzan el Darién. En lo que va del año, más de 195.000 personas han atravesado esta jungla, la mayoría venezolanos, mientras que en 2023 la cifra superó los 520.000 migrantes, un récord histórico.

Los pasos que han sido cerrados corresponden a accesos no oficiales ubicados en las costas Pacífica y Caribeña, así como en el sector del Hito de Chucurtí, un punto clave para los migrantes irregulares. Las autoridades panameñas han colocado «barreras perimetrales» en estas zonas para impedir el paso.

Cabe destacar que este esfuerzo por parte de Panamá para gestionar la migración irregular en el Darién cuenta con el apoyo de Estados Unidos. Recientemente, ambos países acordaron un plan para abordar la crisis migratoria en la región, que incluye medidas como:

  • Aumento de la asistencia financiera: Estados Unidos proporcionará más recursos a Panamá para fortalecer su capacidad de atender a los migrantes, incluyendo la provisión de alimentos, refugio y atención médica.
  • Cooperación en seguridad: Ambos países trabajarán juntos para combatir el tráfico de personas y las redes criminales que se aprovechan de la vulnerabilidad de los migrantes.
  • Mecanismos de reasentamiento: Se explorarán vías para el reasentamiento seguro y ordenado de algunos migrantes, especialmente aquellos en situación de mayor vulnerabilidad.

La migración irregular a través del Darién es un problema complejo que requiere soluciones integrales y regionales. Los esfuerzos de Panamá y Estados Unidos son un paso importante, pero se necesita un compromiso más amplio por parte de la comunidad internacional para abordar las causas estructurales de la migración y garantizar la protección de los derechos humanos de las personas migrantes.

Las autoridades panameñas han enfatizado la importancia de un enfoque humanitario en la gestión de la migración. Se han comprometido a garantizar que los migrantes reciban un trato digno y respetuoso, y que tengan acceso a los servicios básicos necesarios durante su paso por el país.

La situación en el Darién sigue siendo compleja y desafiante, pero las medidas tomadas por Panamá y el apoyo de Estados Unidos representan un paso positivo hacia un abordaje más efectivo y humanitario de la crisis migratoria.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *