julio 23, 2024

«ESE HUEVO QUIERE SAL» dice abogado Rosendo Rivera

Por Rosendo E. Rivera B.*

Abogado Litigante-

Hasta donde estaría dispuesto a llegar *Javier Caraballo* por mantenerse en su cargo como Procurador General de la Nación?

Nuestro sistema de justicia no soporta más episodios oscuros, antes, fuimos críticos de la opacidad de la gestión de *Kenia Purcel*, la pusilánime y efímera gestión de *Eduardo Ulloa*. Hoy, no podemos quedarnos callado, ante el destacado oportunismo de *Javier Caraballo*

La reciente decisión del Procurador General de la Nación, *Javier Caraballo*, de destituir a los fiscales *Zuleika Moore* y *Adecio Mojica*, a menos de 6 meses de que concluya su periodo, ha levantado cejas y generado suspicacia.

Aunque considero que la decisión es acertada, y podría tener sustentos sólidos, la verdadera interrogante yace en el momento y las intenciones detrás de esta acción.

El Procurador Caraballo, durante su mandato, ha permitido que fiscales como *Ruth Morcillo, Edwin Juárez, Tania Sterling, Luis Martínez, Andrés Ayu Prado y Dania Ríos* manejen asuntos de la institución de manera dudosa y, a veces, deshonesta. Esta permisividad, muchas veces complaciente, ha manchado el buen nombre del Ministerio Público; Sin embargo, *Caraballo* decidió tomar acciones “drásticas” justo cuando su periodo en el cargo está a punto de expirar, haciendo que su objetivo se perciba más, como un intento de ganar el favor del próximo presidente, *José Raúl Mulino*, que una genuina búsqueda de justicia y rectitud.

Las investigaciones contra figuras de renombre dentro del actual gobierno, como el ex ministro *Federico Alfaro*, el ministro *Augusto Valderrama* (mida), el contralor *Gerardo Solís*, *Nando Meneses* *Stephany Tapia* y *Jean Louis Francais*, entre otros, se han quedado en el limbo bajo la supervisión de *Caraballo*. Su evidente inacción en estos casos críticos, y otros emblemáticos como caso *Seniaf*, *Ifarhu=subsidios* *despilfarros de las juntas comunales y la descentralización* arrojan una sombra sobre su compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas.

A qué se debe, ahora, su súbito interés en depurar el Ministerio Público?. Esto parece más, una maniobra estratégica-política y oportunista, que un verdadero intento de combatir la corrupción y fortalecer esta importante institución de justicia.

El país no merece un Procurador General de la Nación, palaciego, y mucho menos uno que ponga a la justicia, cual pelandusca, al servicio del mejor postor, anteponiéndola a sus ambiciones personales y miedo a perder el poder.

La justicia debe ser imparcial y libre de los vaivenes políticos, no sujeta a canjes de favores o promesas de continuidad en el puesto.

La institución requiere una figura comprometida no solo con las leyes, sino con el espíritu de equidad y responsabilidad que estas representan.

La ciudadanía demanda y merece un Ministerio Público íntegro y decidido a enfrentar la corrupción sin miramientos ni preferencias.

*Javier Caraballo* ha demostrado ser, hasta ahora, un oportunista sobreviviente, mas que un verdadero garante de la justicia.

Con miras a un futuro donde la justicia no dependa de alianzas o estrategias personales, es imperativo que la sociedad exija y promueva líderes que respondan únicamente a los intereses del país y de sus ciudadanos. La verdadera reforma y renovación del Ministerio Público solo será posible con el nombramiento de funcionarios que realmente cumplan con estas premisas esenciales.

La verdad es que dentro de una institución tan vital para el país y la democracia, *esos huevos han tardado demasiado en querer sal*. Que la supuesta renovación que intenta proyectar Caraballo aparezca ahora, justo cuando se le termina su periodo, es una coincidencia demasiado conveniente como para pasarla por alto.

 

Please follow and like us:

1 pensamiento sobre “«ESE HUEVO QUIERE SAL» dice abogado Rosendo Rivera

  1. Para nadie debiera ser un secreto, que tras 35 años de gobiernos civilistas, no ha sido otra, ni diferente, la conducta de la mayoría de los funcionarios que han ostentado una cuota de poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *