septiembre 26, 2021

La extraña historia del Corán que Saddam Hussein ordenó escribir con su propia sangre

A finales de los años 90, Saddam Hussein se comunicó con un calígrafo para hacerle un extraño pedido.

El encargo del entonces presidente iraquí, quien gobernó el país desde 1979 hasta la invasión estadounidense en 2003, consistía en una copia del Corán, pero no hecho con tinta común y corriente: lo quería escrito con su propia sangre.

Según relatos de la época, cada semana regularmente durante dos años, Saddam le ofrecía su brazo a una enfermera para que le extrajera suficiente sangre para materializar su propósito.

La cantidad —así como muchos otros detalles que adornan esta historia— está en disputa, pero las versiones que se repiten con más frecuencia dicen que se utilizaron 24 litros de su sangre para escribir las 605 páginas divididas en 114 capítulos (o suras) que conforman el texto sagrado de los musulmanes.

Una vez finalizada, la obra fue presentada “con gran fanfarria”, le cuenta a BBC Mundo Joseph Sassoon, director del Centro de Estudios Árabes Contemporáneos de la Universidad Georgetown, en Estados Unidos, y autor de “El partido Baas de Saddam Hussein: dentro de un régimen autoritario”.

“Saddam estaba muy orgulloso de ello, y se sacó muchas fotos junto a este Corán”, acota Samuel Helfont, profesor de Estrategia y Política de la Escuela de Posgrado de Naval en California, EE.UU.

La obra (separada por páginas) fue exhibidaante un público selecto en una extensa vitrina en la mezquita de Bagdad conocida entonces como la “Madre de todas las batallas”, un edificio con cuatro minaretes en forma de misiles Scud comisionado también por Saddam.

La TV y la prensa iraquí —así como algunos medios internacionales— cubrieron el evento.

Reportaban que el entonces líder iraquí había comisionado esta edición especial para agradecerle a Dios por mantenerlo a salvo después de muchas “conspiraciones y peligros” en su larga carrera política.

“Mi vida ha estado plagada de peligros en los que debería haber perdido mucha sangre… pero como solo he sangrado muy poco, le he pedido a alguien que escriba las palabras de Dios con mi sangre en agradecimiento”, dijo Saddam Hussein en una carta publicada por los medios oficiales.

Hay quienes dicen que lo hizo porque atravesaba una crisis personal, otros que para agradecerle a Dios por haber salvado a su hijo Uday, quien sobrevivió a un atentado en diciembre de 1996.

Sassoon cree, en cambio, que las razones fueron otras.

Falsa religiosidad

El Corán de sangre “es una muestra de cómo los dictadores están dispuestos a acomodar todo para servir sus propósitos, incluyendo la religión”, explica el académico.

“En los años 90, al final de la guerra con Irán, Saddam se da cuenta que la religiosidad de Irán continuará expandiéndose por Irak. Él hablaba abiertamente de que el partido Baas estaba empezando a perder a la juventud por el fundamentalismo”, dice.

“No creo que realmente se volviera más religioso. Comenzó a aparentar que lo era por razones políticas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *