julio 8, 2021

La ley chorizo y los muertos de Bocas del toro

HOY EN LA HISTORIA

LA LEY CHORIZO Y LOS MUERTOS DE BOCAS DEL TORO

Por: Abdiel De León

Con claras intenciones tácticas de establecer una Ley anti popular, que introdujera una plural cantida de temas incluidas en ella, para así confundir a la opinión pública; En ella plasmaron entre otras cosas, dar mayores poderes de control gubernamental, para las fuerzas policíacas y militar.

Normas coercitivas llenas de impunidad, que al mismo tiempo también tocaban aspectos que lesionaba los derechos de organizaciones sindicales o gremiales. Así, imponer los planes económicos neoliberales contra la mayoría de la población y favorecer de unos pocos del poder económicamente pudiente, empresas extranjeras y trasnacionales.

Estas medidas no se alejaban de las que se han venido introduciendose desde 1984, bajo el régimen dictatorial (torrijista – norieguista), y que gobierno tras gobierno han estado implementándose.

Es así que el gobierno de Ricardo Martinelli, aventurándose en esta línea manda al órgano legislativo a imponer a toda costa la llamada “Ley Chorizo” que trágicamente acaba con la vida de humildes panameños, centenares de detenciones, torturas y heridos (lisiados de por vida).

INICIA LA RESISTENCIA POPULAR

Fue entonces que el jueves 8 de julio de 2010, la brutal represión policial y militar desplegada por el gobierno del presidente Martinelli arremete contra los trabajadores bananeros en Changuinola, Bocas del Toro; Se impone así a sangre y fuego medidas impopulares.

La protesta contra la aprobación de la “Ley 30” llamada “Ley Chorizo”, norma jurídica que modificó radicalmente el Código de Trabajo, Código Penal, Código Judicial, así como la Ley Ambiental, Ley Orgánica de la Policía Nacional, Ley de Aeronáutica, Ley del Tribunal de Cuentas, Ley Migratoria, entre otras medidas, que forzó la movilizado a amplios sectores de la sociedad panameña, y de manera particular al gremio bananero, encabezado por el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Banano y Agropecuaria y Empresas Afines (SITRAIBANA).

Con esta ley, el gobierno neoliberal de ese período no sólo pretendía eliminar la retención de la cuota sindical a los trabajadores, minando de esa manera la economía de los sindicatos, sino que apuntaba a limitar la libertad sindical, así como el derecho a la huelga y a la negociación colectiva.

También decretaba la eliminación de los estudios de impacto ambiental para obras que fuesen declaradas de interés social, e introducía reformas antipopulares en los códigos Penal, de Trabajo y el de Justicia, así como en diferentes leyes nacionales.

Ante la creciente movilización de la población, la represión fue inflamandose con una gran severidad.

“De acuerdo con datos oficiales, la feroz represión dejó dos fallecidos, de nombres: Antonio Smith y Virgilio Castillo, unos 700 heridos de balas y perdigones, 78 de ellos de gravedad. Fue una “Masacre”, dijo a Genaro Benet, coordinador en Bocas del Toro de la Confederación de Trabajadores de la República de Panamá.

Mientras otros sectores sindicales y estudiantiles se expresaron solidariamente, movilizándose en distintos lugares del país. Fueron momentos de mucha ira, tensión, coraje y valentia.

DETALLES SOBRE LAS ACCIONES OPERATIVAS

A raíz de la situación se registra una emboscada con el arresto de 300 líderes sindicales y populares de FRENADESO que se habían reunido el sábado 10 de julio en el Hotel Soloy en la Ciudad Capital de Panamá, los que fueron posteriormente liberados y perseguidos en forma selectiva por elementos de la sociedad del estado panameña. En la reunión se determinó convocar a un huelga nacional preparando para el día martes 13 de julio.

Mientras esto ocurría la represión se ensañado en la provincia Bocas del Toro, donde se registraba ya una huelga en las diversas fincas bananeros. Las manifestaciones han dejado dos víctimas, una gran cantidad de heridos y más de cien detenidos como consecuencia de el poder de la violencia con que han reprimidos los cientos de manifestantes.

En medio del ambiente y el estallido social los indígenas Naso y Bugle, los cuales viven la destrucción de sus territorios como consecuencia de la construcción de represas hidroeléctricas. Según un artículo publicado por el diario “El País” de Costa Rica, han sido asesinados 7 miembros del pueblo Ngäbes y Bugles en las diferentes manifestaciones de protesta que se ha generado en la provincia de Bocas del Toro.

El Presidente Ricardo Martinelli Berrocal asumió el poder en Panamá días después de haberse efectuado el golpe militar de estado en la República de Honduras. Desde el inicio su comportamiento y declaraciones demostró su amplio apoyo al gobierno de facto instaurado en Honduras como consecuencia del golpe perpetrado por los Estados Unidos contra ese país, parte de la doctrina Bush que heredó Barack Obama y el que no ha vacilado en militarizar el istmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *