agosto 3, 2021

Primera gran arribada: 2.900 tortugas marinas llegaron a desovar a Playa la Marinera en Los Santos

Un aproximado de 2,900 tortugas marinas de la especie conocida como Lora (Lepidochelys olivácea) han desovado durante los primeros días del mes de agosto en la zona de reserva Playa la Marinera, ubicada en el distrito de Tonosí, provincia de Los Santos.

Wilfredo Poveda, biólogo encargado del área protegida Playa la Marinera, manifestó que esta es la primera arribada en temporada lluviosa en la cual se logró estimar un número considerable de quelonios a los cuales se les práctico el procedimiento de estudio que es la medición de una muestra, reubicación de nidos de áreas de riesgo o en amenaza, entre otros detalles que aportaran científicamente datos para llevar un mejor manejo de la especie y su preservación en esta zona del pacífico.

Poveda señaló, que el monitoreo constante es primordial para evitar anomalías que puedan poner en riesgo la anidación normal de los especímenes, por lo que para ello se cuenta con los guardaparques y el apoyo de estudiantes de la carrera de Biología de la Universidad de Panamá (UP), quienes realizan sus estudios de tesis sobre la conservación de tortugas.

Agustín Chanis, miembro del equipo de trabajo de fiscalización y protección de esta especie, manifestó que esta zona es conocida como el paraíso escondido de Azuero, ya que las tortugas se trasladan todos los años entre julio y noviembre a desovar en estas cálidas y tranquilas aguas.

“El desove se produjo en los primeros días del mes de agosto, donde de tempranas horas del día se pudo observar el desfile de los quelonios por toda la arena de esta hermosa playa, cumpliendo así su ciclo natural reproductivo”, agregó Chanis

Por otra parte, Poveda recordó que desde el 2009 esta zona del pacífico santeña forma parte del Proyecto de Acciones para la Conservación de las Tortugas Marinas.

“Para el Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE) es importante realizar investigaciones sobre las tortugas marinas en esta zona, para así llevar un monitoreo del comportamiento de dicha especie en sus variados períodos de arribadas y lograr gestar acciones para mejorar la conservación de estas”, acotó el biólogo Poveda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *