febrero 19, 2021

Sabes si los animales, ¿pueden transmitir el coronavirus?

Desde el comienzo tan controvertido de la pandemia que azota a la humanidad: los animales han tenido su protagonismo siempre, en todos sus aspectos y en todo el tratamiento de la enfermedad.

Desde un hasta entonces desconocido animal, como el pangolín, rara mezcla surrealista de armadillo y osos hormigueros, codiciada pieza culinaria de las mesas chinas de los emergentes económicos pasando por los murciélagos se han visto responsabilizados del origen de la pandemia.

Pero más allá de quién y cómo se originó la enfermedad se ha generado una controversia sobre la posibilidad de contagio por parte de los animales, sobre todo los de compañía, hacia el ser humano.

Los perros tiene su propio coronavirus, conocido por la medicina veterinaria desde hace mucho tiempo, y que genera una gastroenteritis leve autolimitante. Este virus está incluido en la habitual vacuna quíntuple que se aplica a nuestros perros.

Los gatos tiene también su propio coronavirus , que produce una enfermedad muy grave: la peritonitis infecciosa felina que tiene una vacuna intranasal de no muy fuerte efectividad.

Ahora la pregunta sería: ¿pueden contagiarse y contagiarnos de COVID-19? Para esto es muy importante diferenciar infección de contagio. Se dice que un organismo se infecta o está infectado de algún microbio cuando aloja a ese microorganismo más allá de su capacidad de enfermarse o enfermar a otros. Actúa al infectarse como un transportador y no siempre como un transmisor.

A modo de ejemplo puede un ser humano ser un transportador del virus del moquillo canino pero nunca padecer la enfermedad. A la luz actual de la ciencia no existe evidencia que el perro o el gato puedan contagiarse o contagiar la enfermedad del COVID-19.

Sin embargo, algunos estudios realizados en todo el mundo, inclusive en la Argentina podrían demostrar que en casos raros podrían infectarse o sea tener el virus sin que quede comprobado que podrían enfermarse o enfermar a terceros pareciera que esta sensibilidad muy esporádica sería mayor en el gato que en el perro.

Diferente sería el caso de los gorilas de un zoo de Estados Unidos que podrían haber padecido la enfermedad contagiándose de su cuidador. Esto se vería favorecido por la alta concomitancia genética entre estos animales y el hombre superior al 92% en cuanto a genética de receptores Covid celulares.

La cuestión se hace mucho más posible en el chimpancé cuya concomitancia de receptores es de casi el 99%. Los reptiles por otra parte al tener una concomitancia genética de receptores de apenas el 72% no podrían contagiarse la enfermedad.

En resumen, los perros y los gatos no son capaces de transmitir el COVID-19 y si queremos extremar los cuidados: lavemos sus patas luego del paseo con agua y jabón o toallitas especialmente formuladas para ellos, nunca con alcohol 70%, alcohol en gel o lavandina a cualquier dilución.

Una vez más el perro y el gato, aunque sea fortuitamente, al lado del ser humano aún en circunstancias tan difíciles.

*El Prof. Dr. Juan Enrique Romero. @drromerook es médico veterinario. Especialista en Educación Universitaria. Magister en Psicoinmunoneuroendocrinología. Ex Director del Hospital Escuela de Animales Pequeños (UNLPam). Docente Universitario en varias universidades argentinas. Disertante internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *