abril 30, 2021

Viviendas para 10 familias de Las Garzas que tienen miembros con discapacidad y enfermedad

Diez familias que viven en extrema pobreza y en situación de vulnerabilidad, nueve de ellas con miembros con discapacidad que habitaban en hogares improvisados en comunidades informales, con parientes y alquiladas, fueron beneficiadas con una vivienda completa y acondicionada a sus necesidades especiales.

Se trata de obras sociales por autogestión, construidas por la Dirección de Mejoramiento Habitacional del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot), que impactan las comunidades de Alto de Paso Blanco Invasión, San Francisco El Bajo, Paso Blanco No. 2, La Loma, Residencial Las Garzas, San Diego Invasión y La Candelaria, en el corregimiento de Las Garzas, distrito y provincia de Panamá.

El ministro Rogelio Paredes, junto a la primera dama de la República, Yazmín Colón de Cortizo y la viceministra de Vivienda, Daniela Martínez López, realizó la entrega de las residencias, cuyas familias fueron captadas por este Despacho y la Junta Comunal.

Paredes indicó que cuatro casas forman parte del Programa de Gradualidad Residencial Social, mediante el cual se les brinda las bases para iniciar un emprendimiento.

Entre las familias, en su mayoría encabezadas por madres solteras, está la de Yajaira Camargo Agrazal, de 28 años, quien vivía con sus tres niñas de 8, 6 y 4 años en una invasión, donde la menor tiene parálisis cerebral y otras complicaciones de salud.

Otra de las beneficiarias del Plan Progreso es Carolina Molina, de 26 años, quien residía agregada en casa de un pariente con sus cinco hijos de 8, 6, 5, 4 y 3 años, dos de los cuales padecen de microcefalia y labio leporino.

Igualmente, el Miviot le construyó una residencia a Rosa Díaz, de 35 años, quien habitaba alquilada con sus cuatro hijos menores de 14,13,10 y 5 años, donde el mayor sufre de neurocisticercosis y discapacidad mental (leve).

La cuarta favorecida es Ermelinda Achito, de 36 años, quien compartía hogar con su hermana y tiene dos hijos menores de 11 y 8 años. El mayor de los infantes tiene una enfermedad pulmonar crónica y otras complicaciones de salud.

Las seis viviendas restantes fueron edificadas a través del programa de Mejoramiento Habitacional, donde impactan a una de las familias integrada por Petita Montezuma, de 27 años, su esposo de 26 y su hijo Kevin Montezuma, de 4 años, quien tiene hidrocefalia.

Igualmente se brindó este beneficio a Marisol Rodríguez, de 43 años, quien residía en área de invasión con sus cinco hijos en edades de 4 a 20 años. La hija de 19 años presenta secuelas de encefalitis viral y parálisis cerebral; y el menor de 4 años padece hidrocefalia.

Otra con apoyo es Itzy Ortiz, de 19 años, habitaba con su cónyuge Isaac Concepción, de 25 años y su hijo de 3 años que padece de amnesia renal izquierda (aumento de tamaño de uno de los riñones).

Asimismo, Carmen Urriola, de 23 años, vivía alquilada con su pareja de 35 años y su hijo de 3 años, quien es no vidente de nacimiento, además sufre de encefalopatía hipoxia epilepsia y parálisis cerebral infantil.

Ofelina Miranda, de 42 años, habitaba en una casa improvisada con sus cuatro hijos de 19, 16, 13 y 7 años. El menor de sus hijos sufre de parálisis cerebral, déficit motor y epilepsia.

También se le hizo entrega de una casa a Iríais Brenes, de 31 años, que junto a sus 10 hijos con edades que oscilan entre los 16 años y 3 meses, residían en un hogar improvisado que fue afectado por las lluvias y los fuertes vientos. El personal construyó un pequeño parque con columpio.

Estas 10 soluciones habitacionales disponen de dos recámaras, sala-comedor, cocina, lavandería, baño y rampa en nueve de ellas debido a que existen miembros de las familias con discapacidad y fueron amobladas por el Despacho de la Primera Dama y otras instituciones.

Además, a nueve de estas familias se les entregó certificados de asignaciones provisionales de lotes listos para facturar, lo que le permite optar por la titularidad de esa propiedad.

Las respuestas impactarán a estas familias que totalizan 16 adultos y 32 menores, de los cuales 13 padecen de algún grado de discapacidad y residían en su mayoría en casas improvisadas con paredes de madera, techo de zinc y piso de tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *