abril 21, 2021

Asamblea aprueba Proyecto que denomina Centro Silvia Esther Godoy a la Escuela de Trinchera.

El 3 de junio de 2008, un hombre llegó a la escuela Quebrada del Bubí y asesinó a bala y machete a una joven maestra. Todo porque lo denunció que violaba a su hijastra. El hombre esperó a que los niños salieran de clases. Eran cerca de las 12:00 del mediodía y la maestra Silvia Godoy, de 22 años, se quedó parada fuera de la pequeña escuela esperando que sus alumnos se marcharan para sus casas. El hombre que la acechaba salió al paso de la maestra, sacó una escopeta y le disparó. La bala le dio en uno de los brazos y la maestra, aterrada ante lo que estaba sucediendo, salió corriendo para esconderse en el salón de clases. Allí la alcanzó el asesino. Esta vez el agresor sacó un machete y le propinó una herida en cada hombro. Silvia se desplomó al piso en medio de un charco de sangre entre las bancas. El hombre aprovechó para asestarle el último machetazo, esta vez en el cuello y salió huyendo ante los gritos y las miradas aterradas de los pequeños que no sabían lo qué estaba pasando. La maestra Silvia Esther Godoy, fue una joven humilde y sencilla quien amaba su trabajo, que nació en el Distrito de Soná, su infancia la vivió en Trinchera, aliado de sus padres el Educador Regulo Godoy y la señora Aleida Núñez, además de sus cinco hermanos, tres de ellos son educadores comprometidos de su misión de educar. Inicio sus estudios primarios en la Escuela La Trinchera, ubicada en la comunidad del mismo nombre en el año 1992, destacándose en diversos concursos, graduándose en el año 1988 con el segundo puesto de honor.

Motivada por el ejemplo de la labor de su padre como educador, ingresa a la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena (E.N.J.D.A.). En ese centro demostró el amor a su profesión, por los niños y las personas de la comunidad a la cual entregó todos sus esfuerzos y dedicación. Silvia Esther Godoy luego de graduarse como Docente, fue trasladada a la escuela Quebrada de Bubi, la cual se encuentra ubicada en una comunidad de difícil acceso, el Corregimiento de Calidonia en el Distrito de Soná. Un hombre, padre de familia dentro de la comunidad de Quebrada de Bubi, de nombre Alejandrino Rodríguez, abusaba sexualmente de su hija menor de edad, quien era estudiante de la maestra. La niña sacó a pesar del temor y amenaza que recibía de su propio padre, sacó fuerzas y con la confianza que le tenía a su maestra le contó la forma en que era abusada sexualmente por su propio padre. La maestra aterrada por esta situación y cumpliendo su responsabilidad en su rol de docente abnegada, tratando de proteger a una niña más allá de lo que estaba a su alcance, tuvo la valentía de denunciar el caso ante el Ministerio Publico y a su vez trató de buscar ayuda para poder rescatar a esta menor para que la misma fuera reubicada en un albergue temporal y le notifica además a las autoridades civiles y a las autoridades del Ministerio de Educación sin que ninguna autoridad le prestara atención a la ayuda que solicitó la maestra Silvia Godoy. Una vez se filtra la información de la denuncia hecha por la maestra Silvia Esther Godoy, el padre de la menor, el señor Alejandrino Rodríguez, la amenazó de muerte en diversas ocasiones a la maestra, hecho que fue también denunciado por la propia maestra cayendo esta denuncia en oídos sordos. , I En la mañana del 3 de junio de 2008, en la comunidad de Quebrada de Bubi, se desencadenó un hecho trágico, el señor Alejandrino Rodríguez, quien abusada sexualmente de su propia hija una menor de 13 años, no soportó que la maestra lo hubiese dejado al descubierto motivado por la venganza, iracundo y en estado de embriaguez, se acerca a la escuela donde laboraba la maestra con escopeta y machete en mano, atacó delante de los estudiantes a la maestra Silvia Godoy, ocasionándole un tiro de escopeta y rematada a machetazos. Tras el ataque los lugareños trataron de ayudar a la docente moribunda para llevarla al hospital de Soná y salvarle la vida, pero nada pudieron hacer, la educadora llegó muerta. El asesino acabó a sangre fría con la vida de la maestra. Muchos docentes dejan sus hogares, familias, su seguridad y se van a laborar a áreas de difícil acceso sin tener las medidas de seguridad, dejándolos el Estado a los docentes indefensos, sin debidas medidas de seguridad; “el docente panameño está en total indefensión frente a casos de amenazas y frente a una serie de situaciones de seguridad” citó en alguna ocasión la dirigente magisterial la Profesora Yadira Pino. Silvia Esther Godoy Núñez, una maestra de solo 21 años de edad, hija del señor REGULO GODOY, quien dijo en una ocasión ante en un diario de la localidad que el mismo llevaba la eterna tristeza en su rostro. No hay un día que no recuerde la sonrisa angelical de la más pequeña de sus cuatro hijos, a veces me culpo de la muerte de mi hija, porque insistió a estudiar docencia cuando a Silvia quería ciencias. ‘Ella quería estudiar ciencias, pero como yo era educador, mi deseo era que ella fuera también maestra’, dijo Régulo. Crememos que, como Estado no hicimos lo suficiente para proteger la vida de esta docente abnegada que dio su vida por proteger a una menor de 13 años de agresiones físicas como psicológicas por parte de un padre abusador hoy queremos honrar este acto de heroísmo por parte de la maestra SILVIA ESTHER GODOY, en designarle a la Escuela Quebrada de Bubi, a Escuela Silvia Esther Godoy,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *