mayo 24, 2021

Conflicto israelí-palestino: las controvertidas leyes que los ciudadanos árabes en Israel denuncian como discriminatorias

Mientras los ojos del mundo se centraban en el saldo trágico de los bombardeos sobre Gaza, la erupción del conflicto en Medio Oriente trajo consigo un nuevo frente de violencia: el de ciudadanos judíos y árabes dentro de Israel.

En una semana de escalada bélica, los ataques de Israel sobre Gaza dejaron 248 muertos, incluidos 66 niños, y casi 2.000 heridos. Los cohetes de Hamás dejaron 12 fallecidos en territorio israelí.

Las imágenes de domo de hierro interceptando los cohetes de Hamás dieron la vuelta al mundo.

Sin embargo,”las imágenes más sorprendentes de todas son de la violencia comunitaria dentro de Israel, según Natan Sachs, director del Center for Middle East Policy del Brookings Institute, un centro de estudios con sede en Washington.

“Amenaza con romper las costuras del delicado e incómodo equilibrio entre la mayoría judía de Israel y el 21% de los ciudadanos israelíes que también son palestinos”, escribió Sachs en su blog a propósito del conflicto.

“Ciudades mixtas judío árabes a las que se suponía eran ejemplos de coexistencia, como Acre, Ramla, Jaffa y Lod, estallaron en una orgía de violencia y vandalismo“, describió Shlomo Ben-Ami, historiador y exministro de Exteriores de Israel.

Y es que durante las más de siete décadas de existencia del Estado de Israel se había desarrollado una forma de convivencia pacífica entre la minoría árabe y la mayoría judía que no negaba el conflicto israelopalestino ni la percepción de discriminación denunciada por los árabes, pero que canalizaba el malestar por vías distintas a la violencia.

De acuerdo con el Índice de Democracia en Israel 2020, 81% de los encuestados árabes considera que los miembros de esa comunidad desean integrarse en el país y ser parte de esa sociedad. Sin embargo, solamente 35% cree que el régimen en Israel es democrático en su trato hacia los ciudadanos árabes, una caída de 10 puntos porcentuales desde 2017.

En los últimos años, ha habido algunas medidas tomadas por el Estado de Israel que han aumentado la sensación de agravio entre la minoría árabe.

Adalah, una ONG que defiende los derechos de los árabes en Israel, elaboró una base de datos que incluye más de 65 leyes que considera discriminatorias hacia los palestinos.

Aunque muchas de estas normas afectan a los residentes de Gaza y Cisjordania, Amjad Iraqi, editor de la revista 972 y analista del centro de estudios sobre temas palestinos Al-Shabaka, asegura que también impactan directa o directamente en aquellos árabes que tienen la ciudadanía israelí.

Agrega que gran parte de ellas se han hecho desde la llegada al poder de Benjamín Netanyahu en 2009.

Amir Fuchs ha impugnado algunas de estas leyes que, en su opinión, convierten al país que por décadas ha sido conocido como la única democracia de Medio Oriente en “una democracia con defectos”.

“El hecho de que todo el mundo pueda votar, de que cualquiera pueda postularse al Parlamento, que cualquiera pueda abrir un periódico y decir lo que quiera, muestra que seguimos siendo una democracia, aunque tenemos problemas”, dice este analista principal del Instituto de Democracia de Israel. “Creo que no tratamos a los árabes como deberíamos”, destaca.

BBC Mundo te presenta algunas de las leyes más relevantes que los árabes israelíes o, como muchos de ellos prefieren ser llamados, los ciudadanos palestinos de Israel consideran discriminatorias.

1. La Ley de Ciudadanía y Entrada en Israel

Aprobada por primera vez en 2003 como medida de emergencia temporal, esta ley impide que los cónyuges de ciudadanos israelíes obtengan permisos de residencia y la ciudadanía de forma automática si proceden de los Territorios Palestinos o de Estados considerados hostiles como Irán, Líbano, Siria e Irak.

La norma, que ha sido renovada y modificada desde entonces, estableció luego que estas limitaciones se aplican a los varones menores de 35 años y a las mujeres menores de 25 años.

“Lo que esta ley significa en la práctica es que un ciudadano palestino si se casa o si tiene hijos con alguien de Cisjordania o de la Franja de Gaza no tiene el derecho de transferirles la ciudadanía inmediatamente”, señala Amjad Iraqi, analista del centro de estudios palestinos Al-Shabaka.

“Es básicamente una prohibición completa que veta a cualquiera que no sea judío”, dice a BBC Mundo.

Afirma que aunque hay un mecanismo para pedir permisos para que esos familiares puedan residir en Israel, “es extremadamente difícil conseguir una respuesta y, cuando la hay, raramente son concedidos; y cuando los otorgan, suelen contener muchas restricciones y limitaciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *