abril 15, 2024

Conservan los bosques primarios en Darién gracias a las comunidades indígenas Emberá

Las políticas de conservación existentes rara vez recompensan a las personas locales que cuidan los bosques primarios. En este estudio, los residentes indígenas Emberá trabajaron con científicos para mostrar cómo, a través de su estilo de vida sostenible en comunidades establecidas durante las décadas de 1960 y 1980 en uno de los bosques primarios más prístinos de América Central, actúan como custodios, conservando este espacio compartido.

El río Balsas fluye desde las colinas que marcan la frontera colombiana de Panamá, drenando los bosques vírgenes y espectaculares del Tapón del Darién, la única brecha en el tramo de la Carretera Panamericana desde Alaska hasta Argentina. Los investigadores y colegas del Smithsonian se unieron a miembros de seis comunidades indígenas para documentar su exitosa custodia de un bosque dominado por antiguos árboles gigantes.

“Los bosques primarios están desapareciendo en todo el mundo”, comentó Catherine Potvin, investigadora asociada del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) y profesora en la Universidad de McGill en Canadá, “sin embargo, son la cuna de la biodiversidad y contienen enormes reservas de carbono. Nuestra economía occidental no ha logrado encontrar formas de recompensar a los pueblos indígenas que los han cuidado desde tiempos inmemoriales. Con Bacuru Droa, espero proporcionar un modelo de cómo involucrarse con la ciencia puede mejorar los medios de vida de los cuidadores de bosques indígenas bajo presión para unirse a las economías monetarias”.

Los bosques tropicales almacenan más de la mitad de todo el carbono terrestre en su madera y hojas. Cuando se cortan los cortan árboles, la madera podrida libera carbono de vuelta a la atmósfera, donde contribuye al calentamiento global al atrapar el calor del sol cerca de la Tierra. Casi el 40% de todas las tierras naturales comprenden territorios indígenas, hogar de aproximadamente el 80% de todas las especies que viven en la tierra. Mientras la humanidad enfrenta una crisis climática y la sexta gran extinción causada por nuestro voraz consumo de combustibles fósiles y recursos naturales, las decisiones inmediatas de los pueblos indígenas sobre el uso de la tierra y los recursos afectan directamente nuestra supervivencia.

Antes de que los españoles llegaran por primera vez a Panamá hace 500 años, los indígenas vivían en pequeños grupos familiares a lo largo de los grandes sistemas fluviales que drenan la provincia de Darién en Panamá y el vecino Chocó colombiano. En 1980, el entonces presidente de Panamá creó el Parque Nacional Darién sin la debida consulta con los residentes Emberá, cuyas comunidades estaban incluidas en el parque. En 1981, las Naciones Unidas reconoció el parque como Patrimonio de la Humanidad basándose, en parte, en la presencia de flora y fauna consideradas exclusivas del sitio o en peligro de extinción. Los derechos territoriales de los residentes indígenas, miembros de las Tierras Colectivas de Río Balsas, nunca se han aclarado formalmente. Algunos Emberá también han expresado su frustración porque de un canje de deuda por naturaleza de $10 millones entre los gobiernos de EE. UU. y Panamá en 2004 para proteger el Parque Nacional Darién, no fueron compensados ​​​​por su papel como cuidadores del bosque.

Las comunidades del río Balsas se fundaron entre 1962 (Manené) y 1980 (Pueblo Nuevo). Debido a que no hay carreteras que accedan al área, la ecologista forestal Catherine Potvin fue una de las pocas extranjeras que visitó regularmente la comunidad de Manené, navegando río arriba, un viaje en piragua de 13 a 18 horas desde el puerto más cercano, para encontrarse con el abuelo de uno de sus alumnos, un anciano respetado y guía espiritual (jaibaná) hace más de 25 años. Actualmente ella está trabajando con las comunidades para documentar la historia del uso de la tierra en el área. El coordinador local del proyecto resultante, Alexis Ortega, expresa la intención de las comunidades como un intento de “demostrar al mundo que siempre han conservado el bosque”.

Juntos, el grupo intercultural confirmó la hipótesis de que la presencia tradicional de los Emberá en la tierra es compatible con la presencia de bosques primarios intactos.

Se formularon tres interrogantes: 1) ¿Ha cambiado significativamente la vegetación en el área desde que se fundaron sus comunidades; 2) ¿Ha cambiado su “huella”, el impacto de sus comunidades en la tierra? y 3) ¿Cuál es la composición actual de los bosques ahora y qué implicaría conservarlos en el futuro?

La científica emérita Dolores Piperno es experta en fitolitos tropicales, diminutos microfósiles de plantas depositados cuando el agua que contiene el mineral sílice fluye a través de las células vegetales. Estas estructuras vítreas permanecen en el suelo después de que las plantas se pudren. Al comparar las formas de los fitolitos de muestras de suelo, tomadas a diferentes profundidades con fitolitos en una colección de referencia de fitolitos de 2,300 especies de plantas modernas, Piperno y su equipo descubren qué especies de plantas eran comunes hace cientos e incluso miles de años.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *