marzo 3, 2024

Familias en Herrera y Los Santos reciben las llaves de sus nuevas viviendas 

La entrega de 87 viviendas de los programas Mejoramiento Habitacional y de Gradualidad Residencial Social denominado Plan Progreso, realizó el ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot), Rogelio Paredes, en las provincias de Los Santos y Herrera, beneficiando aproximadamente a 304 personas de pobreza, pobreza extrema y con discapacidad en esta región.

El titular Paredes, quien estuvo acompañado de los gobernadores Rubén Villarreal de Los Santos y Víctor Roca de Herrera , indicó que con esta entrega se llega a familias en 12 corregimientos, de los distritos de La Villa de Los Santos, Tonosí, Guararé, y Las Tablas, en la provincia de Los Santos.

Mientras que en Herrera dijo Paredes, el beneficio alcanza a nueve corregimientos ubicados en los distritos de Los Pozos, Macaracas, Chitré y Parita.

Se trata de 86 unidades habitacionales del programa Plan Progreso, que consiste en una residencia con dos habitaciones, baño higiénico, lavandería, fregador, sala-comedor, ventanas francesas y un portal, donde además el propietario tiene la opción de ampliarla.

Con este programa el ministro Paredes otorgó una residencia nueva en El Caracucho, corregimiento de Las Llanas, distrito de Los Pozos, provincia de Herrera, a la señora Gumercinda Figueroa que vivía junto a su hijo un menor de 17 años, en un rancho en condiciones deplorables.

Según consta en un expediente de la Dirección de Desarrollo Social, la casa donde residían, estaba construida con materiales improvisados con techo de pencas, paredes de madera sin ventanas, piso de tierra, con espacios reducidos y en malas condiciones.

Desde este momento, indicó Paredes, la señora Gumercinda recibe un hogar del Plan Progreso con todas las comodidades necesarias para desarrollar una vida en familia y poder brindarle educación, valores y bienestar a su hijo.

Otra familia beneficiada es la integrada por Magdaleno Peralta y Lorenza Mendoza de 76 y 72 años respectivamente, son dos adultos mayores que padecen de hipertensión y diabetes, que residían en una casa de paredes de madera, techo de zinc y piso rústico de cemento, la condición del inmueble se consideraba inhabitable.

 

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *