abril 15, 2024

Hábitos alimenticios y actividad física claves en la prevención de piedras en la vesícula

Todos conocemos a alguien que ha sufrido las conocidas popularmente como “piedras en la vesícula” (que correctamente se llaman cálculos o colelitiasis). En muchas ocasiones no estamos seguros dónde está localizada la vesícula y cuál es su función, por esto conversamos con el doctor Alfredo Orillac De Obaldía, especialista en Cirugía General y Laparoscopía. “La vesícula es un órgano hueco en forma de bolsa que forma parte del sistema digestivo. Tiene como función almacenar y liberar la bilis hacia el intestino, en donde ésta ayudará a digerir y absorber las grasas, transformándolos en ácidos grasos que nuestro cuerpo utiliza para diferentes procesos”.

Como muchos conocen, la bilis, aquel liquido verdoso o amarillento que produce nuestro hígado, viaja a la vesícula, donde se almacena hasta llenarse y encontrarse lista para “liberar” una carga de bilis cuando recibe la “señal” de contraerse justo después de comer. Esta liberación de secreciones es regulada mediante estímulos, que a su vez son controlados por nuestros hábitos alimenticios.

“Para que se forme la bilis, debe mezclarse proporciones específicas de sales biliares, fosfolípidos, colesterol, agua, electrolitos y bilirrubinas. Al igual que al no seguir una receta de cocina, el platillo puede “salir mal”, ocurre con la bilis. De manera general ocurre que el exceso de colesterol en la sangre puede generar la “precipitación” de las sales biliares, causando entonces que se torne la bilis más espesa y menos fluida. La evolución de estas condiciones en el tiempo hace que se formen las tan conocidas “piedras en la vesícula “, como vemos, no son causadas por un solo factor, sino por la concurrencia de varios.

La mayoría de los pacientes con colelitiasis (80% o más) ocurren de esta forma, sin embargo, existen grupos de pacientes especiales (con padecimientos de la sangre, como la anemia falciforme), que forman piedras o litos particularmente oscuros (negros), los cuales están formados de bilirrubinato. Existen también piedras chocolates cuya formación se encuentra asociada a algunas infecciones como las de los parásitos intestinales.

Un grupo de pacientes pueden tener los cálculos y no manifestar ninguna molestia, sin embargo, con el paso del tiempo aumenta la posibilidad de padecer algunos de estos, siendo el más común el denominado cólico biliar, que consiste en dolor intenso a nivel del abdomen superior, principalmente del lado derecho luego de las ingestas de comidas copiosas, grasosas, o abundantes. Este cólico usualmente dura entre 60 a 90 minutos y luego cede. Muchas veces se acompaña de náuseas y vómitos.

Aparte de esto, hasta la mitad de los pacientes pueden presentar una variedad de síntomas más amplio e inespecíficos, entre los cuales figuran: producción de gases,

indigestión, llenura rápida, regurgitación de las comidas, inflamación abdominal, diarreas, acidez estomacal. Al pasar el tiempo, pueden presentarse otras complicaciones.

En casos más graves, la piedra puede obstruir alguno de los conductos de la bilis, lo cual requerirá atención médica de urgencia y cirugía. La cirugía de remoción de la vesícula (colecistectomía) se realiza de ser indicado de forma laparoscópica, lo que permite un menor tiempo de hospitalización y de reincorporación a las actividades normales.

Los pacientes a quienes se les haya extraído en su totalidad la vesícula logran llevar una vida completamente normal luego de esta cirugía. Recomendamos, particularmente durante los primeros meses, evitar por completo la ingesta de alimentos grasosos, lácteos, frituras, cítricos; así como ingerir porciones pequeñas o moderadas de comida a la vez.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *