abril 15, 2024

Marzo 2: Día Mundial del Felino Silvestre

En el Parque Municipal Summit, refugio de vida silvestre es el hogar de cuatro de las seis especies de felinos silvestres que existen en Panamá.

Aquí residen el jaguar llamado Darién, dos yaguarundíes llamados Shira Buba, dos ocelotes: DJ y Pintita y la tigrillo de nombre Nani, que símbolizan la necesidad de preservar su belleza, imponencia y  importancia ambiental como valor nacional.

Este 2 de marzo, el Parque Municipal Summit se une al ‘Día Nacional de los Felinos Silvestres’, que en Panamá gozan de una protección reforzada por el Decreto Ejecutivo N°12 del 23 de febrero de 2018.

En el territorio nacional existen seis especies de felinos silvestres, siendo el más grande el jaguar (Pantera onca) que se encuentra en ‘peligro crítico de extinción’ y que puede llegar a pesar unas 200 libras.

En orden de mayor a menor tamaño, el segundo más grande, es el puma (Puma concolor) que puede llegar a pesar 150 libras, seguido por el ocelote (Leopardus pardalis), conocido también como manigordo que es de porte mediano con alrededor de 30 libras.

Le sigue en dimensión el yagouaroundi llamado gato moro (Puma yagouaroundi), pardo de color entero que puede pesar unas 15 libras, el tigrillo (Leopardus wiedii) y la oncilla (Leopardus tigrinus) que suelen tener el tamaño de un gato doméstico, siendo los más pequeños de esta familia silvestre.

Consulta médica

La doctora en jefe de la Clínica Veterinaria del Summit, Diorene Smith Cabellos, con casi 20 años de experiencia en la atención de vida silvestre, advirtió los peligros que se ciernen para estas especies.

Una es la disminución y fragmentación de su hábitat; barrios y carreteras que dividen su territorio, un desarrollo urbano descontrolado que los expone a una interacción involuntaria con los humanos de las que salen heridos o muertos.

Aunado a la deforestación y las quemas que provocan escases de presas, la cacería furtiva para el tráfico de sus pieles con el objetivo de comerciarlos como trofeos, moda y decoración.

La intervención empeora con el tráfico de especies exóticas y nativas para su tenencia como mascotas.

“Los felinos que habitan en Parque Summit llegaron en malas condiciones de salud como efecto de decomisos, afectados por accidentes y malas liberaciones”, afirma.

Para la experta, si una mascota convencional como perro o gato requiere del compromiso, alimentación, atención médica e imprevistos, un felino silvestre impondrá tantas necesidades difíciles de asumir que terminará por dañar su salud física y mental.

“No comparto la idea de tener felinos silvestres como mascotas, principalmente, porque requieren de muchos cuidados que no se les puede ofrecer en cautiverio”, destacó.

Explicó que reprimir la naturaleza de un animal hace que desarrolle conductas agresivas, un estado que le afectará su salud, causará desnutrición y lo hará perder sus posibilidades de sobrevivir al abandono.

Rescatar y devolver

Para la doctora Smith el ideal es curar al animal y reintroducirlo a su hábitat para que existan plenamente en libertad y cumplan con su propósito como parte de la naturaleza.

Pidió a quien conozca casos, que los reporte a la entidad especializada que es el Ministerio de Ambiente o la División de la Policía Ecológica, y quien lo rescate, que lo lleve a los centros de atención especializada.

El equipo veterinario del Parque Summit vela por más de 200 animales. “Aquí se les brinda calidad de alimentación, cuidados veterinarios y se replican ambientes semejantes un hábitat a los que no podrán ser retornados porque no serían capaces de sobrevivir por sí mismos”, explicó la médica.

El Parque Summit, que se fortalece como espacio para el desarrollo científico-ecológico e impulsa sus objetivos como aula al aire libre, invita al público a conocer la variedad de flora y fauna que alberga en sus instalaciones en horario de 9 a.m. a 3 p.m. de martes a domingo.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *