octubre 6, 2021

Problemas inesperados que está generando en Sudamérica la histórica sequía del río Paraná

Es el segundo río más largo de Sudamérica, después del Amazonas, y es vital para la población, la economía y el medio ambiente de los tres países que atraviesa: Argentina, Paraguay y Brasil.

Por eso la sequía que afecta al río Paraná, que ya hace dos años está en sus niveles más bajos en casi ocho décadas, está teniendo graves consecuencias en esas naciones.

El río, que en promedio tiene un caudal de unos 17.000 metros cúbicos por segundo, este año cayó hasta los 7.000 m3/s, apenas por encima del valor mínimo histórico de 5.800m3/s, registrado en 1944.

En la práctica, esto significa que el Paraná está más de tres metros por debajo de su altura promedio habitual, según explicó a BBC Mundo Juan Borús, subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA) de Argentina, y una de las personas que más conoce el río.

Los expertos atribuyen este descenso a una combinación de factores.

Los principales son la alteración en los patrones de lluvia debido al calentamiento global y a la deforestación en la Amazonía, ya que son los árboles de la selva amazónica los que liberan el vapor de agua que eventualmente cae en forma de lluvia sobre la cuenca del río Paraná, abasteciéndolo de agua.

No es difícil imaginar que una bajada del caudal tan pronunciada está afectando a las comunidades que viven en la zona, y que dependen del río para obtener el agua que beben y el pescado con el que muchos subsisten económicamente.

Los biólogos advierten que la sequía también está afectando los ecosistemas de la zona, alterando el equilibrio natural del cual dependen centenares de especies vegetales y animales.

Pero la fuerte caída en el caudal de la que es una de las principales autopistas fluviales de Sudamérica está teniendo impactos que van mucho más allá de sus riberas.

1. El problema de los granos

El Paraná, junto con su principal afluente, el río Paraguay, -que también sufre una sequía histórica- forman la llamadahidrovía Paraná-Paraguay, que permite la navegación continua entre puertos de Argentina, Brasil, Bolivia Paraguay y Uruguay.

Se trata de uno de los mayores sistemas navegables del mundo.

Gran parte de la hidrovía transita por Argentina (el Paraná atraviesa a siete de sus provincias) y ese país exporta la mayor parte de su cosecha de granos y derivados por esta vía.

Aunque el Paraná sigue siendo transitable, por tratarse de un río muy ancho y profundo, el descenso del caudal obligó a los enormes barcos que llevan los granos a limitar su capacidad de carga, encareciendo los costos del transporte.

También se debió desviar carga por vía terrestre hacia otros puertos, lo que, además de costoso, es mucho más contaminante, según advierten ambientalistas.

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la ciudad portuaria que es uno de los principales centros neurálgicos del Paraná, estimó que “por la bajante, en lo que va del 2021, Argentina ya perdió US$620 millones en exportaciones de harina y aceite de soja”.

El BCR también informó que en 2020 el llamado “nodo portuario del Gran Rosario” -una zona de unos 70 kilómetros donde hay 25 terminales portuarias- exportó un 11% menos que en 2019, relegando su lugar como el mayor complejo portuario agroexportador del mundo.

El problema energético

El Paraná no solo cumple un rol fundamental para la exportación. También es clave para la importación, en particular de hidrocarburos.

El 70% del gas natural comprimido que importa Argentina viene por la hidrovía.

El país también importa por esta vía petróleo, que abastece por este medio a varias de sus provincias (algunas este año debieron recibir los hidrocarburos por tierra).

Pero el Paraná también juega un papel más directo en la creación de energía.

Sobre el río hay decenas de represas, incluyendo dos de las más importantes de la región: Itaipú, compartida por Brasil y Paraguay; y Yacyretá, en la frontera entre Paraguay y Argentina

3. El problema del contrabando

El descenso de las aguas del Paraná se combinó con otro de los grandes problemas que azotan a la región -y al mundo-: la pandemia de coronavirus, para crear un inconveniente inesperado que ha causado dolores de cabeza, sobre todo en Paraguay.

Y es que, ante la imposibilidad de usar los pasos fronterizos con Argentina por la decisión de ese país de mantener su frontera terrestre cerrada desde marzo de 2020 para contener la covid-19, muchas personas han aprovechando la bajante del Paraná para cruzar ilegalmente entre ambos países.

Según un informe del diario paraguayo Última Hora, “la mayoría de estas personas que cruzan son generalmente paraguayos residentes en el vecino país que vienen a visitar a sus familiares y argentinos que hacen lo mismo”.

De esta forma, evitan los altos costos de tener que volar, la única alternativa que existe por el momento (aunque Argentina anunció que a partir de octubre empezará a reabrir sus pasos fronterizos).

Pero el cruce ilegal a través del lánguido Paraná también es usado para traficar mercadería, no solo desde Argentina sino también desde Brasil, que comparte con Paraguay un tramo de este río y otro del aún más seco río Paraguay.

“El punto de mayor flujo de tráfico es el nordeste del Departamento de Itapúa (en el sur de Paraguay, lindante con la provincia argentina de Misiones), donde se registra el ingreso de productos de contrabando y personas en forma clandestina”, señaló el medio, que detalló que el tráfico se realiza “de manera fluida”.

El contrabando desde Argentina parece estar afectando particularmente a una industria paraguaya: la avicultura, que por décadas ha denunciado el ingreso ilegal de pollos desde Brasil.

“Ahora que el río Paraná se puede cruzar fácilmente por el bajo caudal que tiene, se está introduciendo contrabando de pollos y huevos; entre otros productos, por muchas partes, por las tres Fronteras, Otaño, Encarnación, o por cualquier desembarcadero”, denunció a finales de agosto el presidente de la Asociación de Avicultores del Paraguay (Avipar), Pablo Mauger.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *