febrero 15, 2021

Coronavirus en Venezuela: la joven de 16 años que se convirtió en la maestra de su barrio durante el cierre de escuelas

Tomado BBC 

Ser la maestra del barrio era un rol que Valeria Torres, una venezolana de 16 años, no esperaba desempeñar, pero que le tocó cuando comenzó a correrse la voz.

Primero acudió a ella un primo, luego otro… y le siguieron los vecinos, cuya educación quedó a la deriva a causa del confinamiento por la pandemia de covid-19 y el cierre de escuelas.

Así que Torres improvisó una especie de salón de clases en su casa de Maracay, una ciudad del centro de Venezuela, y ubicó la mesa de comer justo hacia el umbral de la puerta principal, el único rincón al que entra luz natural.

Allí la encuentra sentada BBC Mundo, entre libros y cuadernos apilados, preparada para recibir a su próximo alumno.

“Mis primos no entendían (sus tareas) y necesitaban ayuda. Como estaba a mi alcance ayudarlos, yo los ayudaba, y luego fueron llegando más niños que no eran mi familia”, cuenta mientras va atendiendo una larga lista de deberes que tiene que entregar en pocos días.

Hubo un momento en el que llegaron a ser 10 alumnos en esa misma sala, también compañeros de su escuela.

No es poco para esta pequeña casa de bloques y de techo de zinc del barrio La Pedrera, donde Valeria vive con su mamá, su hermano y cinco personas más.

En diciembre, por ejemplo, “eran tantos y tantas cosas por hacer, además mis tareas, que sentía que ya no podía. Pero tenía que hacerlo”, dice la joven.

Así que en enero comenzó a atender a cada niño por separado.

“A todos juntos no los puedo atender, así que primero le pregunto a cada uno la fecha de entrega de sus tareas, y los que tengan que entregar más rápido los atiendo primero. Trato de ayudar un niño por día, para ahorrar tiempo también para mí y hacer mis actividades”, explica.

En casa nada parece desconcentrarla: ni el cantar de un gallo que llega desde el patio de tierra, ni el corretear de otros niños ni el movimiento en la cocina, donde su madre prepara unos frijoles. Valeria permanece con la mirada fija en el cuaderno, a través de sus gafas de montura gruesa negra.

La joven apoya a alumnos de entre 4 y 16 años que, como ella, tienen casi un año sin ir a la escuela y sufren la deficiente educación a distancia.

Lo hace mientras se reanudan las clases presenciales, algo que, según anunció el presidente Nicolás Maduro, tendrá lugar el próximo mes, cuando se cumple un año del cierre de escuelas.

En marzo vamos arrancar las clases presenciales, parciales, con bioseguridad a nivel de todo el sistema educativo venezolano”, dijo el mandatario el viernes, durante una actividad en el palacio de gobierno que fue transmitida por la televisión estatal.

“Vamos controlando la pandemia y con medidas de bioseguridad y la llegada de las vacunas vamos paso a paso”, agregó, haciendo referencia a las 100.000 dosis de la rusa Sputnik V que estaban a punto de arribar al país.

Efectivamente, ese lote inicial del total de 10 millones de unidades acordados con Moscú llegaron el sábado y serán aplicados en primera instancia a personal médico y personas vulnerables, y a maestros después.

Educación online y clases pregrabadas

El cierre de las escuelas fue decretado en marzo de 2020 a raíz de la pandemia, que ha dejado poco más de 130.000 casos positivos y 1.233 fallecidos, según cifras oficiales cuestionadas por oenegés.

Como en otros países, las autoridades venezolanas optaron por la enseñanza por internet y por ofrecer clases pregrabadas por el canal de televisión del Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *