agosto 12, 2022

El histórico escándalo en la CSS de Panamá

Por: Abdiel De León

Muchos en el istmo se enteraron de como también la corrupción institucionalizada por la dictadura entra fuertemente en la entidades de salud pública más importante de la nación y que empujó principalmente a la juventud panameña de aquel entonces formar parte activa contra los escándalos y la corrupción, que inclinaron a todo el país al abismo.

La prensa de la época promulga a la luz de la conciencia ciudadana, como se dio este turbio y gran delito contra la patria.

En el mes de abril de 1982, «LA PRENSA» divulgó el millonario escándalo del proyecto de vivienda en la Caja de Seguro Social (CSS). Como consecuencia, obligan a renunciar al director la entidad, Abraham Saied, reemplazado por el doctor José Renán Esquivel.

Contrario a lo esperado, Esquivel encuentra y cita un informe que la Contraloría había enviado a Saied acerca del fraudulento programa de viviendas. El General Rubén Darío Paredes ordena la destrucción del informe, pero ya era tarde: la noticia de las casas que nunca se construyeron y los millones que se robaron está en los medios de comunicación.

En el mes de julio de ese mismo año, decenas de miles de personas (gremios, sindicatos, organizaciones estudiantiles, entre otros) salen a protestar en todo el país contra el poder enquistado en la Guardia Nacional y su brazo político, el Partido Revolucionario Democrático PRD. Ante la situación parece que el régimen empieza a tambalearse.

PERO CÓMO OCURRIÓ ESTA DEBACLE

«No hubo caso más infame. Una suma enorme fue desaparecida; el daño moral excedió al material. El Seguro era una institución querida: un modelo de eficiencia y de probidad, del cual los panameños se enorgullecían con justa razón. Su saqueo fue tan cínico como descarado: un insulto, además de un perjuicio».

Unos cien millones fueron hurtados en el transcurso de más o menos un año y medio, en dos fraudes separados, que involucraban un proyecto de viviendas: un enorme pero por lo demás vulgar fraude de préstamos, en el cual la mayor parte del dinero desapareció también; y además de un maravilloso e imaginativo fraude de seguros, que se tragó los últimos seis millones, más o menos.

Todo empezó en 1980, cuando Manuel Antonio Noriega ‘entonces coronel y jefe del G-2’, y el conjunto de cúpula militar descubrió que el Seguro Social era solvente. Acto seguido ordenó a uno de sus hombres de confianza proponerle al Director General que la institución financiara un hotel y un complejo tipo «resort» en Bocas del Toro, para acomodar a los turistas europeos. La cosa era poner a correr mucho dinero, a fin de que la institución armada pudiera echarle mano a una parte del tesoro y otra para los demás oficiales de alto rango de la Guardia, con las porciones respectivas para los personajes de menor monta, por supuesto.

El director general en ese tiempo era Abraham Saied, yerno de Monchi Torrijos, hermano del líder máximo Omar Torrijos. A él le gustaba la idea sobre el Seguro, y le gustaban los bienes raíces como para hacerlo, pero le parecía que las viviendas populares serían políticamente más provechosas que un complejo hotelero de lujo. El régimen, después de todo, se hacía llamar revolucionario. Tal fue la génesis del proyecto.

En total, hubo 38 promotores. Casi ninguno pensó siquiera en construir, aunque cuando estalló el escándalo, unos pocos se apresuraron a comprar terrenos, y quizás hayan cavado un hueco o dos. Sin embargo, virtualmente no se construyó casa alguna, y el efectivo desapareció en cuentas particulares y sociedades anónimas.

Ese fue el fraude de la construcción, crudo pero eficaz. Así se volatilizaron más de 90 millones.

El coronel Manuel Antonio Noriega, por ejemplo. Él también se metió al negocio de los seguros, con una firma nuevecita llamada Superseguros, S.A., manejada por Carlos Witgreen. El coronel (retirado) Rodrigo García también estaba en el negocio de los seguros. Se estipuló que la mitad de los honorarios de corretaje, algo así como 1.1 millón, debía ir al PRD para su uso en la campaña presidencial. A este acuerdo se llegó en una reunión celebrada en abril de 1982, en el restaurante Galaxia, entre dos grandes dirigentes del PRD. Y se destinaron 200 mil a la campaña de Luis Alberto Monge en Costa Rica, una inversión que rendiría sus dividendos, ocasión en la cual Monge procuró moderar el furor investigativo de los periódicos ticos.

El vicepresidente Ricardo «Ricky» de la Espriella estaba en el negocio. Le tocaron 115 mil por haber arreglado el asunto con la Comisión Nacional de Finanzas. Abordó uno a uno a los miembros y, sin reuniones, sin debate, sin minutas, obtuvo las firmas. Un solo ingenuo genial tramó el peculado de las aseguradoras, pero se necesitó toda una manada para realizar el milagro. No importaba. El valor de las pólizas alcanzaba los 385 millones. Las primas y los honorarios llegaban casi a siete. Había bastante para todos.

LA CÓLERA CONTRA LA CORRUPCIÓN

El país soltó un rugido de ira. Maestros y médicos organizaron protestas en todo el país. El martes 13 de julio de 1982, cientos de miles de ciudadanos marcharon y se manifestaron, coreando consignas e insultos a la Guardia y al PRD. Aun Paredes se vio obligado a reconocer que la concurrencia había sido masiva. El día miércoles 28 una segunda protesta logró una concurrencia aún mayor. El régimen parecía tambalearse.
En realidad, la Guardia y su aparato civil no tenían la menor intención de entregar el poder, ni tenía la oposición de los medios para arrebatárselo. Lo que ocurrió fue un reajuste, el primero de los cuatro que se darían durante los próximos seis años, con los cuales aliviaba la presión botando al presidente títere de turno.

Fuente:
(Panamatour.it
Extractos de:
Anécdotas de Panamá
CORRUPCIÓN EN LA CAJA DEL SEGURO SOCIAL DESDE LA DICTADURA HASTA AHORA)

Please follow and like us:

3 pensamientos sobre “El histórico escándalo en la CSS de Panamá

  1. Califico de Excelente Redacción y Publicación, además de interesante lo del escándalo descubierto en 1982, sobre CSS. Todo eso se ha venido acumulando y, lastimosamente ese dinero robado lo hemos tenido que pagar nosotros los ciudadanos.
    Gracias por compartir esas anécdotas y hacérnosla del conocimiento.

  2. imprescindible nunca olvidar, es lo primero que nuestro pueblo hace cada 5 años al regalar su voto y conciencia por unos centavos, por eso la corrupción si paga.

  3. Señores todos, les remito que la información suministrada por ustedes, puede ser cierta, pero, hay falcedad. Desde el año 1977, se construían casas de tres y dos recámaras, dos y un baño, con 400 MTS. Cuadrados, en las cumbres frente a Villa Zaira. Urb. Las Glorietas. Mi familia compró una. Y fue cancelada CSS. En el año 2000.
    Esta información se puede verificar porque son 117 casas en total .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *