mayo 23, 2024

Hígado graso en diabéticos: alta prevalencia y riesgo de complicaciones

El hígado es uno de los órganos más afectados en las personas con diabetes, según lo advirtió el Dr. Álvaro Castillo, coordinador de la Clínica de Diabetes de la Policlínica «Dr. Santiago Barraza» de La Chorrera. Durante su docencia mensual a los pacientes de esta clínica, el Dr. Castillo destacó la alta prevalencia y el riesgo de progresión a cirrosis y otras complicaciones graves del hígado graso en la población diabética.

Si bien el hígado graso se considera una enfermedad benigna en sus inicios, el Dr. Castillo enfatizó que esta puede avanzar a una enfermedad hepática crónica o incluso a cáncer de hígado. Los pacientes diabéticos no solo tienen un mayor riesgo debido a la diabetes en sí, sino que también son más propensos a desarrollar hígado graso por factores como la edad, el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión, la dislipidemia e incluso infecciones virales como la hepatitis B y C.

«No existe un tratamiento específico para eliminar la grasa acumulada en el hígado», señaló el Dr. Castillo. Sin embargo, existen medidas preventivas que pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar o prevenir la progresión del hígado graso en pacientes diabéticos. Estas medidas incluyen:

  • Cambios en el estilo de vida: Adoptar hábitos saludables como una dieta balanceada y la realización regular de actividad física.
  • Controles médicos regulares: Asistir a citas médicas para monitorear el control del azúcar y la presión arterial, y detectar posibles signos de enfermedad hepática.
  • Reducción de peso: Perder incluso entre el 7% y el 10% del peso corporal puede ayudar a revertir la inflamación asociada al hígado graso.
  • Restricción de ciertos alimentos: Limitar el consumo de grasas trans y saturadas.

En la Policlínica «Dr. Santiago Barraza», de enero a abril de este año, se han atendido alrededor de 80 pacientes nuevos con diagnóstico de diabetes. El Dr. Castillo evalúa a cada paciente y, en caso de encontrar un índice de fibrosis superior a 1.03, que indica un posible desarrollo de enfermedad hepática fibrosa, se deriva al paciente a la clínica especializada en hígado graso del Hospital Santo Tomás para un mayor abordaje.

La detección temprana y la adopción de medidas preventivas son cruciales para prevenir el desarrollo y la progresión del hígado graso en pacientes con diabetes. El control adecuado de la diabetes, junto con un estilo de vida saludable, pueden ayudar a proteger la salud del hígado y reducir el riesgo de complicaciones graves.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *