agosto 17, 2021

Los líderes se rindieron y les dijeron a las fuerzas de seguridad que no se resistieran

La rápida conquista del poder en Afganistán por parte de los talibanes sigue generando interrogantes.

Mientras los protagonistas directos se culpan unos a otros, los talibanes intentan limpiar la imagen de crueldad que el mundo tiene de ellos.

Este martes, la ex embajadora de Afganistán en Estados Unidos, Roya Rahmani, compartió con el programa Newshour, de la BBC, su perspectiva al ver derrotado por los talibanes al gobierno que representó desde 2018 hasta julio pasado en Washington.

“Decir que las fuerzas de seguridad afganas no estaban dispuestas a luchar no es cierto ni es justo”, afirmó Rahmani refiriéndose al presidente estadounidense, Joe Biden, que el lunes culpó directamente al gobierno de Afganistán de no luchar contra los talibanes.

La diplomática afirmó que Biden tiene derecho a defender su decisión y a expresar su posición, pero dijo que el problema recaía sobre los líderes del país.

“Hubo un problema con el liderazgo afgano: los líderes se rindieron y les dijeron a las fuerzas de seguridad que no se resistieran“, aseguró.

“Esa fue la razón por la que pasó lo que pasó”.

Rahmani manifestó que ha recibido información que indica que durante las “últimas semanas”, los militares afganos “recibieron continuamente llamadas de Kabul pidiéndoles que se rindieran cuando ellos les solicitaban apoyo, municiones, soporte aéreo o suministro de alimentos”.

“No se les proporcionó”, enfatizó la exembajadora.

“Pero creo que incluso si nuestras fuerzas de seguridad hubieran resistido, esto también habría sucedido por otros factores como el miedo, el fracaso total del liderazgo afgano y también por la falta de compromiso y consistencia de los aliados internacionales.

“Habría sucedido, pero no a la velocidad que vimos”, acotó Rahmani.

¿Se debería reconocer al gobierno talibán?

Para la exembajadora, el reconocimiento de EE.UU. y otras naciones occidentales al gobierno talibán debería depender sobre todo de los derechos humanos.

“Hay que ver lo que van a hacer los talibanes. Ahora mismo, la buena noticia es que, al menos en Kabul, no han cometido atrocidades, no están matando gente, no están torturando ni encarcelando. No están haciendo lo que solían hacer en 1996”, dijo comparando con la toma del poder de los islamistas radicales en los años 90.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *